La Casa Blanca pidió al FBI desmentir las noticias sobre los lazos entre Moscú y Trump, pero la agencia se negó, según la CNN

Funcionarios de la Casa Blanca habrían buscado la ayuda del FBI para desacreditar la información que publicó el 'New York Times' sobre los presuntos vínculos de la campaña de Trump con funcionarios rusos. El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, rechazó la información asegurando que: “No intentamos descreditar la historia, les pedimos que dijeran la verdad”.

Las dudas sobre la relación del equipo de Trump con Rusia estuvieron pre...

La trama de los supuestos contactos que mantuvieron miembros de la campaña del presidenteDonald Trump con funcionarios rusos continúa abierta, después de que la cadena CNN revelara este jueves que la Casa Blanca intententara sin éxito que el FBI desacreditara públicamente las informaciones periodísticas que sacaron a la luz estos supuestos vínculos.
Funcionarios de la Casa Blanca habrían buscado la ayuda del FBI para desacreditar la información que publicó The New York Times en la que destapó que varios asesores de la campaña presidencial de Trump mantuvieron contactos frecuentes con agentes de la inteligencia rusadurante el año previo a las elecciones, contaron a la cadena funcionarios conocedores del caso.

Los contactos, según la CNN, los inició el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, que habló sobre el asunto con el subdirector del Buró Federal de Investigaciones (FBI), Andrew McCabe, al día siguiente de la publicación del artículo, aprovechando una reunión sobre otro tema que tuvo lugar en la residencia presidencial.

fuente: http://www.univision.com/noticias/politica/la-casa-blanca-intento-que-el-fbi-rechazara-los-reportes-de-contactos-entre-asesores-de-trump-con-rusia-segun-la-cnn




Google acusa a Uber de robar secretos del coche sin conductor

Uber es acusado Por Google de robar secretos del coche sin conductor.



Resultado de imagen para ultimo modelo de coche sin conductor

Waymo, la empresa de Alphabet, matriz de Google, acaba de interponer una demanda contra Uber por robo de propiedad intelectual. La denuncia, depositada en los juzgados de San Francisco, acusa a Anthony Levandowski, cofundador del coche de Google, de llevarse consigo 14.000 archivos confidenciales o de diseños propios cuando fichó por Otto, la empresa de Uber que inicialmente programaba camiones autónomos y de la que ahora dependen los coches.
El equipo de Waymo ha publicado un post en el blog corporativo donde explican su actuación: “Pensamos que esta acción forma parte de un plan para robar secretos y propiedad intelectual de Waymo”. En la documentación legal se detalla que copió varios elementos como piezas de su sistema, e incluso, la placa sobre la que funcionan los circuitos. Se llevó consigo un total de 9,7 gigas de información que incluían resultados de pruebas. Según Google, se lo envió a sí mismo seis semanas antes de cambiar de trabajo.



Resultado de imagen para ultimo modelo de coche sin conductor



Levandowski estuvo en Google durante nueve años para fundar Otto, adquirida por Uber el pasado mes de agosto por 680 millones de dólares. Solo seis meses después de su nacimiento.
De manera concreta se le acusa de clonar el LiDAR, el sensor de luz y láser que permite posicionar y tomar información del exterior que después procesa el vehículo para tomar decisiones. Google nunca ha acusado de nada similar a Tesla y su piloto automático, al considerar su fórmula totalmente diferente a la desarrollada por ellos.
La fuga no termina ahí. Waymo cree que más empleados que cambiaron de camiseta se llevaron datos de interés, entre los que incluyen listas de proveedores o detalles de fabricación. Google hace una vieja comparación: “Apropiarse de este tecnología es similar a hacerse con la fórmula secreta de un refresco”.
Google es como el alumno que va tres cursos por delante y siempre recibe a los nuevos de la clase, ávido por caer bien, abre los brazos y entabla amistad con los recién llegados. Su relación con Uber era cercana. En algunos aspectos fue casi como un mentor. Contar con una nueva generación de gigantes tecnológicos legitima al ecosistema de Silicon Valley y refuerza su posición de liderazgo. Google Ventures, el brazo de capital riesgo del buscador, hizo una inversión de 250 millones de dólares en 2013.
Ese suele ser su comportamiento hasta que, como en el caso de Uber, consideran que no han jugado limpio. La ruptura comenzó a evidenciarse también en agosto, cuando David Drummond, ejecutivo de Google, salió del consejo de Uber.
La empresa de Travis Kalanick, que está en la fase final antes de su salida a bolsa, vive uno de los meses más complicados de su historia. Tras las críticas al fundador por formar parte del consejo económico del presidente Trumpel pasado domingo se vieron envueltos en un escándalo de acoso sexual a una ingeniera. Kalanick dejó su asiento junto al presidente con un saldo de 300.000 usuarios menos, el caso de acoso puede salir todavía más caro. Susan Fowlerpasó un año en la empresa y, a pesar de sus reiterados avisos a recursos humanos, no hubo reacción. Uber ha contratado al ex fiscal general, Eric Holder, para investigar el caso y corregir una conducta que no parece un caso aislado en la industria.

http://economia.elpais.com/economia/2017/02/24/actualidad/1487908259_323052.html

EL NUEVO DESCUBRIMIENTO DE LA NASA PODRÍA CAMBIAR EL RUMBO DE LA HUMANIDAD

EL NUEVO DESCUBRIMIENTO DE LA NASA PODRÍA CAMBIAR EL RUMBO DE LA HUMANIDAD



Una estrella enana y fría a 40 años luz cobija un sistema planetario que podría albergar vida.

La importancia del descubrimiento de la NASA con los siete exoplanetas


Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un nuevo sistema solarcon siete planetas del tamaño de la Tierra. Está a unos 40 años luz de nosotros, en torno a una estrella tenue y fría de un tipo conocido como “enanas rojas”. En la Vía Láctea, esta clase de astros son mucho más abundantes que las estrellas como el Sol y, recientemente, se han convertido en el lugar predilecto para buscar gemelos terrestres que podrían albergar vida, según explicaron los investigadores y responsables de la NASA en rueda de prensa. "La cuestión ahora no es si encontraremos un planeta como la Tierra, sino cuándo", han asegurado.

“Es un sistema planetario alucinante, no solo porque haya tantos sino porque su tamaño es sorprendentemente similar al de la Tierra”, dice Michaël Gillon, investigador de la Universidad de Lieja (Bélgica) y autor principal del estudio. "La pregunta de si estamos solos en el universo se resolverá en las próximas décadas", ha dicho Thomas Zurbuchen, investigador de la NASA, durante la rueda de prensa. No será viajando, o al menos por ahora: para llegar allí con la tecnología actual, necesitaríamos unos 300.000 años.

El planeta más cercano a su sol tarda un día en completar una órbita y el más alejado, 12. Los tres primeros están demasiado cerca de la estrella, con lo que probablemente tienen climas demasiado abrasadores como para que el agua no se evapore de su superficie, según los modelos climáticos usados por los astrónomos. Es probable que h, con un tamaño más parecido al de Venus o Marte, sea un mundo helado por su lejanía a la estrella. Los tres planetas restantes están dentro de la llamada “zona habitable” y pueden albergar océanos, según el ESO.

Observar la atmósfera

Este mundo también orbita en torno a una enana roja, Próxima Centauri, y puede estar cubierto por un gran océano. Aún está por ver si tiene atmósfera, una condición casi esencial para la vida, y si esta es observable desde la Tierra. En los planetas de Trappist-1 “es posible que el telescopio espacial Hubble pueda analizar si hay atmósfera en alguno de estos planetas y es bastante probable que el Telescopio Espacial James Webb, que se lanzará el próximo año, lo pueda confirmar”, explica el astrónomo.

Su situación les permitiría albergar agua, condición indispensable para la vida

Aunque no se pueden ver a simple vista desde la Tierra, tres de cada cuatro estrellas en nuestra galaxia son enanas rojas, así que es posible que descubrimientos como el de hoy se conviertan en la norma. El nombre de la estrella responde al acrónimo de Telescopio Pequeño para Planetas en Tránsito y Planetesimales (Trappist), un sistema de dos observatorios robóticos de la Universidad de Lieja (Bélgica) que está rastreando las 60 estrellas enanas frías más cercanas a la Tierra en busca del tránsito de planetas habitables. Se calcula que por cada planeta que se consigue detectar con este método “hay entre 20 y 100 veces más planetas” que no lo hacen, explica Ignas Snellen, de la Universidad de Leiden (Holanda), en un comentario al artículo original que se publica en Nature.
Por eso este hallazgo debe ser un recordatorio a los terrícolas de que no hay razones objetivas para sentirse especiales. “Encontrar siete planetas en una muestra [de estrellas analizadas] tan pequeña sugiere que el Sistema Solar con sus cuatro planetas rocosos puede que no sea nada fuera de lo normal”, escribe el investigador en un comentario al artículo original en Nature. ¿Pueden estos planetas alojar vida? Imposible saberlo por ahora, dice Snellen, pero “una cosa es segura: en unos cuantos miles de millones de años, cuando el Sol haya agotado su combustible y el Sistema Solar deje de existir, Trappist-1 seguirá siendo una estrella en su infancia. Consume hidrógeno tan despacio que seguirá viva unos 10 billones de años, 700 veces más que la edad total del Universo y, posiblemente, es tiempo suficiente como para que la vida evolucione”, concluye.

FUENTE: http://elpais.com/elpais/2017/02/22/ciencia/1487783042_037999.html


ampliar fotoLo más importante de este descubrimiento es que puede permitir observar por primera vez la atmósfera de uno de estos planetas, explica Guillem Anglada-Escudé, astrónomo barcelonés que trabaja en la Universidad Queen Mary de Londres. Se trata de un logro científico que bien vale un Nobel y uno de los pasos previos fundamentales en la búsqueda de vida fuera del Sistema Solar. El año pasado, Anglada-Escudé descubrió el exoplaneta del tamaño terrestre más cercano a la Tierra, a cuatro años luz.